¿Vas a Constanza o Jarabacoa? No te pierdas estos consejos para un trayecto seguro

Total Tips de mantenimiento

Visitar Constanza y Jarabacoa en los meses del invierno caribeño es un deleite. Ambas ciudades tienen durante todo el año un clima otoño-invernal, que hace que el dominicano desempolve los abrigos que solo usa al viajar fuera del país. Sin embargo, antes de irte a disfrutar de las temperaturas más frías de la República Dominicana, hay algunos consejos que debes seguir para que tengas un trayecto seguro en estas zonas montañosas.

Los chequeos que debes hacer

Lo primero es que, como en cualquier viaje al interior que emprendas, debes hacerle un chequeo general a tu vehículo antes de salir. Verificar el estado y la presión de los neumáticos, el nivel de líquido de frenos, refrigerante y de aceite, así como también revisar si tu vehículo precisa de mantenimiento adicional son algunas previsiones básicas que necesitas tomar antes de partir.

No se te puede olvidar revisar el estado de las luces, especialmente las antineblina, dado que por las condiciones climatológicas reinantes en Jarabacoa y sobretodo en Constanza,  la neblina suele aparecer muy temprano en la mañana o al caer la tarde, lo que dificulta la conducción a esas horas.

Ten en cuenta que las lluvias son frecuentes en esta región. Antes de partir, espera un minuto y monitorea desde tu celular cómo estará el tráfico en la zona y las previsiones meteorológicas. Tanto en Constanza como en Jarabacoa suelen ocurrir algunos derrumbes en la carretera. Por eso, debes estar atento a las informaciones que puedan proveer los organismos de seguridad local y nacional (como el Ministerio de Obras Públicas y la Oficina Nacional de Meteorología).

No pases por alto fijarte si los parabrisas de tu vehículo están en óptimo funcionamiento para que así obtengas mayor visibilidad en la carretera.

Previsiones en la carretera

Una vez en carretera, nunca puede faltar disponer de la cantidad de combustible suficiente para llegar a tu destino. Incluso debes prevenir tener una reserva adicional en caso de que ocurra cualquier eventualidad en el camino como por ejemplo, un desvío de la ruta, reparaciones de la carretera, congestionamiento de tráfico u otro. Para mayor seguridad, aquí podrás revisar las estaciones Total que tendrás cerca de ti.

Mientras estés al volante, circula con precaución y adapta la conducción a las circunstancias de la vía. Como el trayecto de la carretera conlleva una conducción empinada al subir, curvas y pendientes, asegúrate de respetar las señales de tránsito, no invadir el carril contrario, ni hacer rebases temerarios (como adelantarse sin tener la visibilidad y seguridad adecuadas) para evitar accidentes.

Al subir, hazlo a una velocidad moderada. De esta forma ahorrarás combustible, utilizarás menos el freno y el motor no trabajará tan forzado.

Mantén la misma precaución al bajar, que es el momento de mayor peligrosidad cuando no se aplican técnicas de manejo prudente. Conduce tu vehículo a una velocidad moderada, tratando de pisar lo menos posible el acelerador y evitando a toda costa tenerlo en neutro, ya que podrías perder el control.

En este momento, concentra tu atención en los frenos. Debes usarlos las veces que los necesites, pero evita sobrecargarlos, ya que puede ocurrir un sobrecalentamiento de los mismos. Si percibes dificultades al frenar, lo mejor es que detengas tu auto y revises qué puede estar pasando.

Por último, es vital tener a la mano los números de asistencia vial y de emergencias para que puedan asistirte en caso de cualquier eventualidad. Una vez completados todas estas recomendaciones, ya sólo te resta disfrutar de “la ciudad de la eterna primavera” y “la Suiza del Caribe”.

¿Tienes preguntas adicionales? Escríbenos por las redes sociales para asistencia y queda atento a más consejos de mantenimiento preventivo que compartiremos contigo en próximos artículos.